Si bien una oficina es un espacio de trabajo que siempre debe estar meticuloso y ordenado para que las tareas diarias y cotidianas se realicen eficientemente, eso no quita el hecho de que podemos arreglarlo de una manera más dinámica, inspiradora y atractiva, que nos permita organizar el trabajo y todos nuestros papeles y otras herramientas competentemente.

Generalmente, la mayoría de los escritorios en una oficina presentan una apariencia descuidada y desprolija, y llenos de papeles, informes, fotos viejas y notas, lo que puede causar importantes retrasos en el trabajo y estrés. Por eso, en esta ocasión, consideramos fundamentales esta propuesta de manualidades para oficina, que consiste específicamente en un organizador que hará de nuestros escritorios unos lugares limpios, reorganizados, ordenados y agradables para trabajar cada día.

manualidades para oficina

Materiales a utilizar:

-Tela de fieltro

-Cartulina o papel decorativo de tipo “scrapbookpaper” de distintos colores o estampas

-Una placa de cartón blanco (tiene varios nombres diferentes según el país, pero es más conocido como tergopol o “foamboard”; de hecho, se trata de un cartón que tiene un determinado relleno de goma muy firme y se consigue fácilmente en cualquier tienda o negocio que ofrezca artículos para manualidades para la oficina, útiles escolares, artículos de librería y otros similares)


-Pegamento de tipo regular (nunca caliente)

-Una regla, un lápiz negro

-Un cutter o una cortadora de papel.

Ahora sí y sin dudar, ¡manos a la obra!

Instrucciones paso a paso:

Nuestra manualidad consiste, primeramente, en trazar con ayuda de un lápiz negro y una regla, las divisiones sobre una placa de cartón blanco. Cada uno puede elegir la cantidad y las medidas de las divisiones como desee, teniendo en cuenta la cantidad de papeles y herramientas que necesite colocar en cada organizador.

manualidad para oficina

 

A continuación, procederemos a elaborar cada división, a partir de cortar con el cutter o cortadora rectángulos de cartón blanco forrados prolijamente con cartulina o papel decorativo. Además, aplicaremos cartulina sobre el fondo, combinado todo a partir de distintas tonalidades, estampas y hasta texturas. Podemos utilizar recortes de cartas, revistas y diarios viejos o cajas con frases llamativas que ya no utilicemos. Asimismo, un rollo de papel higiénico o de papel de cocina puede funcionar como un práctico lapicero.

manualidad para la oficina

Es fundamental que peguemos la cartulina con pegamento regular y que no utilicemos el caliente porque puede quemar y consecuentemente destruir el cartón blanco. Incluso, podemos colocar pequeñas cuentas o bolitas sobre los bordes para emprolijar el organizador.

manualidades para la oficina



Recomendaciones que ayudan con el estudio de este tema.

Créditos & citaciones.

Autor: Equipo de redacción, Juan Carlos Matos.
Fecha de publicación: abril 9, 2014.

Para citar este artículo en formato APA: